¿Qué es la percepción visual?

Introducción

Como en el caso de la atención también son muchos los autores que han tratado de dar una definición clara y precisa acerca de este dominio cognitivo como es la percepción visual. En general, se podría definir la percepción como la interpretación que realiza el cerebro de los diferentes organismos de los estímulos recibidos mediante los sentidos. En otras palabras, este dominio también podría ser definido como el conjunto de procesos mediante el cual una persona organiza, selecciona e interpreta, de manera significativa y lógica, mediante su experiencia previa, la información proveniente de los órganos de los sentidos. Es decir, se trata de un proceso activo del cerebro a través del cual se crea una realidad externa mediante la trasformación de la información lumínica captada por el ojo. 

Tipos de percepción visual

Establecer una clasificación en función de qué tipos integrarían la percepción visual ha sido una tarea ardua, ya que, aunque a simple vista dicho dominio parezca un proceso sencillo, posee una complejidad subyacente que lo caracteriza. No obstante, a pesar de dicha dificultad, parece ser que en la actualidad existe un consenso en torno a qué tipos integrarían dicho dominio cognitivo.

  • Color: el color es un aspecto relevante del mundo y por ello, se ha estudiado desde diversas disciplinas. Pero, ¿qué es el color? La experiencia del color que tenemos proviene de tres atributos básicos: el tono, la saturación y el brillo. Sin embargo, por encima de todas estas características específicas, debemos tener en cuenta que el color es una construcción perceptiva, es decir, el color es una propiedad psicofísica que atribuimos a los objetos a partir de la captación de diferentes frecuencias electromagnéticas
  • Tamaño: la percepción visual del tamaño se encuentra fundamentada en los mecanismos de adaptación del ojo a la distancia, con la adicción del tamaño de la imagen del objeto en la retina. Resulta obvio que la percepción del tamaño no puede limitarse al tamaño de la imagen del objeto en la retina, puesto que la distancia del objeto afecta al tamaño, por lo que es necesaria la participación de la información proporcionada por los mecanismos que abarcan lo que se refiere a la distancia, la acomodación y la convergencia.
  • Forma: la percepción visual de la forma se fundamenta en la información recibida por los micromovimientos del ojo que siguen el contorno del objeto y que posibilitan la formación de la imagen de la forma del objeto en la retina. Además de este mecanismo, la estructura de la retina garantiza la percepción de la distinción figura/fondo, lo que facilita en grado sumo la percepción de la forma.

¿Mucho más que color, tamaño y forma?

  • Objetos: los seres humanos experimentamos continuamente una percepción rica y congruente de los objetos, lo cual parece una construcción simple y sencilla. Sin embargo, es algo mucho más complejo y complicado.
  • Movimiento: Este tipo de percepción sirve para detectar, segregar e identificar un objeto móvil.
  • Acción: la percepción no es sólo un proceso en el cerebro, sino una especie de actividad del cuerpo como un todo. El individuo es el propio creador de su experiencia perceptiva y, por tanto, es al mismo tiempo un sujeto que percibe y actúa. Por lo tanto, la percepción implica también un compromiso motor por parte del individuo. 

Procesos sensoriales

A simple vista parece un proceso tan sencillo que parece natural. No obstante, la humanidad lleva años intentando comprender y dar respuesta a los mecanismos responsables de tan compleja función. Con el fin de describir el funcionamiento de la percepción, analizaremos este proceso como una secuencia de fases. Entre éstas se incluyen la estimulación que llega del entorno, la percepción del estímulo concreto, su reconocimiento, y finalmente, la acción tomada al respecto.

  • Estimulación: Los sistemas sensoriales constituyen la puerta de entrada de la información sobre el ambiente que rodea al individuo. Nuestros sistemas sensoriales responden a cambios de energía en el entorno. Estos cambios pueden expresarse en forma de estímulos electromagnéticos (luz), mecánicos (sonidos, tacto, movimientos, tensión muscular), químicos (sabores y olores) o térmicos (calor, frio). Estos cambios estimulan receptores sensoriales cuya misión es traducir estas señales en un tipo de energía manejable por cada sistema. Por lo tanto, aunque cada sistema estimule receptores sensoriales diferentes, todos ellos tienen unos procesos comunes, cuyo fin último es traducir la información procedente del exterior para posteriormente ser procesada.
  • Transducción: como comentábamos anteriormente, la transducción consiste fundamentalmente en la transformación de una energía en otra. En concreto, en el sistema nervioso, este proceso ocurre cuando la energía ambiental se convierte en energía eléctrica.

¿Todo acaba aquí?

  • Procesamiento neural: una vez que el estímulo procedente del exterior se ha transformado en señales eléctricas, éstas generan señales nuevas en las neuronas, pasando las señales eléctricas del ojo directamente al cerebro. No obstante, durante su recorrido se ven sometidas a este proceso. En definitiva, podríamos decir que el procesamiento neuronal es el conjunto de operaciones mediante las cuales se transforman las señales eléctricas.
  • Percepción: se trata de la experiencia sensorial consistente que se produce cuando las señales eléctricas se transforman en el cerebro para dar lugar a la experiencia.
  • Reconocimiento: se refiere a nuestra capacidad para incluir los objetos en categorías concretas que les confieren un significado.
  • Acción: este proceso incluye actividades motrices, tales como mover la cabeza o los ojos para desplazarse por el entorno. Muchos investigadores consideran este proceso como un resultado importante de la percepción por su importancia para la supervivencia.

Conclusiones

Como podemos observar, la percepción visual parece un proceso sencillo. No obstante, su estudio resulta arduo y complicado, debido la complejidad subyacente del mismo. En la actualidad, parece existir un consenso en torno a los tipos y procesos que integran dicho dominio cognitivo. Sin embargo, en un futuro, las investigaciones realizadas en torno a este dominio pueden que nos lleven a establecer otra clasificación más completa y elaborada.

Referencias bibliográficas

  1. Alonso, Cecilia M. (2011). Percepción Visual.
  2. Bruce Goldstein, E. (2009). Sensación y percepción. Madrid: Thomson.
  3. Cuatrecasas, J. (1981). Psicología de la percepción visual (Vol. 4). Ediciones Tres Tiempos.
  4. Redolar Ripoll, D. (2014). Neurociencia Cognitiva. Madrid: Panamérica.
  5. Tirapu Ustárroz, J., Rios Lago, M., & Maestú Unturbe, F. (2008). Manual de Neuropsicología. Barcelona: Viguera Editores S.L.