¿Qué relación existe entre la Diabetes y el Deterioro Cognitivo?

Introducción

La diabetes, esa enfermedad que nos suena familiar pero desconocemos en el fondo y en la forma. Según datos de la OMS (1) en 2008 se estimó que unos 347 millones de personas en todo el mundo tenían diabetes. En 2012 esta enfermedad fue la causa directa de unos 1,5 millones de defunciones, de las que más del 80% se produjeron en países de ingresos bajos y medianos. Y según las previsiones de la OMS, será la séptima causa de defunción para 2030. 

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad grave y crónica que se da ya sea cuando el páncreas no produce suficiente insulina (una hormona que regula el azúcar en la sangre, o glucosa), o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce [10]. Existen distintos tipos de diabetes, entre los que destacan la diabetes mellitus de tipo 1 (DM1) y la diabetes mellitus de tipo 2 (DM2).

La DM1 representa del 5 al 10% de los pacientes con diabetes y por lo general se desarrolla en la infancia o la edad adulta temprana [3]. Este tipo de diabetes es causada por la destrucción autoinmune de las células beta pancreáticas [4] aunque también tiene un importante componente genético. La mayoría de los pacientes con DM1 desarrollan, a pesar del tratamiento intensivo, complicaciones microvasculares antes del final de la etapa adulta [4].

Por contra, la prevalencia de la DM2 aumenta con la edad, de menos de 0,5% en las personas menores de 30 años, a un 1% en personas de 70 años [10]. Este tipo de se caracteriza por la resistencia a la insulina y una deficiencia relativa de insulina [7] y se cree que un estilo de vida sedentario y la obesidad son también factores que desencadenan la patogénesis, aunque la DM2 también tiene fuertes componentes genéticos. 

¿Qué efectos tiene el organismo?

A los cambios metabólicos, estructurales y de base de la diabetes debemos sumar aquellos que se producen con el propio proceso de envejecimiento, de manera que, al envejecer, las personas con diabetes mellitus (sea de tipo 1 o de tipo 2) pueden ver multiplicados exponencialmente los riesgos a padecer complicaciones vasculares, neurodegenerativas u de otra etiología.

Cambios estructurales y déficits cognitivos

Desde un punto de vista estructural, los pacientes con diabetes tipo 2 presentan más alteraciones en la sustancia blanca profunda que la población general [6] y presentan tasas más altas de la atrofia subcortical. Estas alteraciones estructurales se han asociado con un peor rendimiento en las funciones ejecutivas y la atención, la velocidad de procesamiento cognitivo y la memoria [1].

Aparte de las deficiencias descritas en la velocidad de procesamiento cognitivo, algunos otros estudios también han encontrado alteraciones en la función ejecutiva, la memoria y la memoria declarativa, así como de atención y déficit de fluidez verbal [2] de trabajo. Estos cambios son bastante similares a los encontrados en las primeras etapas de un proceso neurodegenerativo que cursa con deterioro cognitivo, y que puede comenzar a finales de la década de los cuarenta o principios de los cincuenta [9]. Por tal razón, los pacientes con diabetes tipo 2 pueden estar en riesgo de desarrollar alteraciones similares a aquellos con deterioro cognitivo leve y, por lo tanto, debemos ser capaces de diferenciar entre ambos procesos.

Algunos estudios también han relacionado la DM con cambios en la materia gris, especialmente, en aquellas estructuras relacionadas con la memoria, el lenguaje y la función ejecutiva [5]. En una comparación de los perfiles de pacientes con diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y los controles sanos, los tres grupos de pacientes tenían perfiles cognitivos similares, pero los pacientes con diabetes tipo 2 mostraron un mayor número de lesiones en sustancia blanca, así como mayores tasas de atrofia cortical. Los niveles de atrofia cortical también pueden estar vinculados a procesos neurodegenerativos [9]; por lo tanto, muchos de los cambios corticales que se pueden ver en los pacientes con diabetes tipo 2, también puede ser encontrado en pacientes con estados leves de deterioro cognitivo [8]. 

Conclusiones

Aunque cada vez hay más estudios que trabajan con el fin de poder establecer los factores de riesgo subyacentes a los procesos de deterioro cognitivo en patologías concomitantes como la diabetes mellitus, los datos que hay disponibles hoy en día no son suficientes para establecer un grupo de factores de riesgo claros y definitivos. Por lo tanto, la relación entre la diabetes y el proceso de envejecimiento sigue siendo un foco de discusión en muchos foros de debate [8]. Sin embargo, algunas conclusiones sí que se pueden extraer de todas las líneas de trabajo que se están llevando a cabo.

A partir de los estudios realizados hasta ahora, podemos ver que la diabetes mellitus podría potenciar el inicio, en edades tempranas de sintomatología parecida a la relacionada con algunos procesos neurodegenerativos. De esta manera, se intuye que ambos procesos podrían cursar de manera paralela, influenciandóse e incluso actuando como moduladores bidireccionales.

Sin embargo, y a pesar de que no existen resultados concluyentes hasta el momento, se puede suponer que los factores de riesgo vasculares están estrechamente relacionados con un mal control glucémico, relacionado directamente con las personas con diabetes. Por lo tanto, los profesionales de la Psicología, la Endocrinología, la Medicina, la Gerontología, etc. deben hacer hincapié en el valor de la terapia intensiva y en el estricto control de la glucemia en los pacientes con diabetes, en un intento para proteger el funcionamiento cognitivo en la edad adulta madura y tardía.

Referencias bibliográficas

  1. Akisaki, T., Sakurai, T., Takata, T., Umegaki, H., Araki, A., Mizuno, S., . . . Ito, H. (2006). Cognitive dysfunction associates with white matter hyperintensities and subcortical atrophy on magnetic resonance imaging of the elderly diabetes mellitus japanese elderly diabetes intervention trial (J‐EDIT). Diabetes/Metabolism Research and Reviews, 22(5), 376-384. doi:10.1002/dmrr.632
  2. Bruehl, H., Rueger, M., Dziobek, I., Sweat, V., Tirsi, A., Javier, E., . . . Convit, A. (2007). Hypothalamic-pituitary-adrenal axis dysregulation and memory impairments in type 2 diabetes. The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 92(7), 2439.
  3. Bruno, G., Runzo, C., Cavallo-Perin, P., Merletti, F., Rivetti, M., Pinach, S., . . . Pagano, G. (2005). Incidence of type 1 and type 2 diabetes in adults aged 30–49 years. Diabetes Care, 28(11), 2613. doi:10.2337/diacare.28.11.2613
  4. Daneman, D. (2006). Type 1 diabetes. The Lancet, 367(9513), 847-858. doi:10.1016/S0140-6736(06)68341-4
  5. den Heijer, T., Vermeer, S. E., van Dijk, E. J., Prins, N. D., Koudstaal, P. J., Hofman, A., & Breteler, M. M. B. (2003). Type 2 diabetes and atrophy of medial temporal lobe structures on brain MRI. Diabetologia, 46(12), 1604-1610. doi:10.1007/s00125-003-1235-0
  6. Manschot, S. M., Brands, A. M. A., Jeroen van der Grond, Kessels, R. P. C., Algra, A., Kappelle, L. J., . . . on behalf of the Utrecht Diabetic Encephalopathy Study Group. (2006). Brain magnetic resonance imaging correlates of impaired cognition in patients with type 2 diabetes. Diabetes, 55 (4), 1106-1113. doi:10.2337/diabetes.55.04.06.db05-1323
  7. Stumvoll, M., Goldstein, B. J., & van Haeften, T. W. (2005). Type 2 diabetes: Principles of pathogenesis and therapy. The Lancet, 365(9467), 1333-1346. doi:10.1016/S0140-6736(05)61032-X
  8. Subirana-Mirete, J. (en prensa). Risk factors of the diabetic aging brain. Brain Sciences, x. Special issue: Risk and Protective Factors for Neurocognitive Aging.
  9. Subirana, J., Crusat, M., Cullell, N., Cuevas, R. & Signo, S. (2012). Demencias y enfermedad de Alzheimer. In: O. Bruna, T. Roig, M. Puyuelo, C. Junqué & A. Ruano (Eds.). Rehabilitación neuropsicológica, intervención y práctica clínica. Barcelona: Elsevier-Masson

2 comentarios de “¿Qué relación existe entre la Diabetes y el Deterioro Cognitivo?

  1. Pingback: ¿CÓMO NOS AFECTA EL ESTRÉS?

  2. Pingback: ¿Ictus Infantil? ¿Es posible?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *