¿Cómo aplicar la Neurociencia en el Aula?

Neurociencia

Introducción

El siglo XXI está siendo considerado como la era del cerebro y la Neurociencia por los grandes avances que se están logrado en esta materia gracias a la aparición de las nuevas técnicas de imagen.

La Neurociencia está aportando una nueva visión en muchos campos y desmontando falsos mitos, creencias y formas de hacer, no del todo efectivas.

Parece que sea una moda el poner neuro delante de casi cualquier palabra, pero más allá de eso, demuestra una nueva perspectiva o evolución de determinadas disciplinas: Neuromarketing, Neuroeducación, Neuromanagement, etc.

Aplicar los nuevos conocimientos que se tienen sobre el funcionamiento del cerebro es lo que las hace dar este salto y cambio de percepción.

Si nos centramos en cómo usarse la Neurociencia en el aula podemos decir que conocer el funcionamiento de los procesos cerebrales nos servirá para ser mejores líderes, favoreciendo el desarrollo de capacidades personales tanto a nivel intelectual, emocional como social del líder y su grupo, así como, generar nuevas estrategias más exitosas.

Los recursos y potencial ya se encuentra en cada uno de los miembros de la organización si lo sabemos y logramos potenciarlo, obtendremos mejores resultados y un mejor ambiente. 

¿Qué se sabe del cerebro y cómo lo puede aplicar en el aula?

Son muchos los descubrimientos que se han producido en las últimas décadas que nos pueden ayudar a entender cómo se produce el desarrollo cerebral y cognitivo en los niños.

Neuroplasticidad

Es la habilidad del cerebro para modificar su propia estructura como consecuencia de la experiencia y el pensamiento, para adaptarse a los cambios, lograr un cambio de hábitos o formar otros, nuevas formas de percibir y pensar. Así pues, podemos mejorar nuestro rendimiento cerebral si lo entrenamos mediante repetición, excitación, novedad, concentración, sorpresa, confrontación, imaginación, etc.

Neurogénesis

Es la formación de nuevas neuronas. Podemos favorecer este proceso mediante la exposición a entornos cognitivamente estimulantes o la práctica de ejercicio físico entre otros.

Neuroaprendizaje

Conceptos como cubrir diferentes estilos de aprendizaje, considerar diferentes tipos de inteligencia y distintos canales de representación sensorial, debería ser ya una realidad en todos los centros educativos.

También quien educa o lidera un aula debería conocer que el aprendizaje por experiencia genera conexiones son más fuertes y duraderas y que el aprendizaje por asociación es favorable porque se parte de lo que ya se aprendió y conectó sinápticamente, con lo cual, lo nuevo se va agregando a estas si está relacionado y se aprende más fácilmente.

Desarrollo cerebral

Sabemos que el cerebro se va desarrollando y madurando con la edad, por lo que deberemos tenerlo en cuenta cuando educamos ya el cerebro del niño no funciona aun como el del adulto.

Hay que tener también en cuenta los periodos sensibles para favorecer estos cambios y evolución, así como, también considerar la importancia de propiciar un ambiente enriquecido frente a uno privado de estimulación ya que este último tiene efectos negativos en el desarrollo tanto infantil como ya en la edad adulta.

Interacción razón-emoción: aliados o enemigos en el aula

Las emociones influyen en los procesos cognitivos (la ansiedad y el estrés afectan a la capacidad de control cognitivo y el estado de ánimo influye en los procesos de pensamiento como la asimilación de la información, la atención y la memoria de trabajo).

Y a su vez los procesos cognitivos afectan a las emociones (los pensamientos influyen en el estado de ánimo, pensar en algo positivo nos hará que nos encontremos mejor).

Si no sentimos emociones no podemos tomar decisiones acertadas (guardamos mucha información inconsciente) y sin el componente racional nuestra vida iría a la deriva de nuestras emociones. 

Procesos cognitivos

En cuanto a los procesos cognitivos que intervienen en el aula destacan principalmente:

Atención

Con la atención somos capaces de focalizar, modelar nuestro cerebro y reforzar circuitos de la corteza prefrontal, también implicada en la planificación, la resolución de problemas y la toma de decisiones

Percepción

También se sabe que en nuestra percepción juega un papel importante el constructivismo neurobiológico, cada uno construye individualmente lo que percibe, tener esto presente nos puede ayudar a trabajar mejor en el aula respetando y enriqueciéndonos con la diversidad.

Lenguaje

El lenguaje y comunicación son muy subjetivos y llevan a constantes malos entendidos, según Humberto Maturana “es el oyente y no el que habla el que determina el significado de un comentario”.

En clase el profesor deberá identificar que han entendido los alumnos, no simplemente preguntando si le entendieron, sino que ellos reproduzcan que han recibido, para estar seguros de que los objetivos son los mismos y queda claro que se espera en cada situación.

Memoria

Conocer cuál es el funcionamiento de la memoria y saber cómo se almacena, procesa y recupera la información es clave.

En concreto la memoria de trabajo contiene todo aquello que estamos pensando en un determinado momento y compara los nuevos sucesos con la información ya almacenada. Esta actividad cerebral consume mucha energía, por lo que el cerebro tiende economizar concentrando las actividades rutinarias en los ganglios basales. Esto en ocasiones nos es de mucha utilidad pero en otros nos puede limitar.

Inteligencia

Respecto a la inteligencia, deberíamos tener en cuenta la teoría de las inteligencias múltiples e inteligencia emocional y no solo la parte intelectual.

Procesos emocionales

En cuanto a los procesos emocionales sabemos que la amígdala juega un papel fundamental ya que la información llega a través del tálamo a esta estructura, donde el recorrido es muy corto y clave para nuestra supervivencia, si no es tan decisiva llegará a la corteza prefrontal donde se procesará para dar otro tipo de respuestas más elaboradas pero en más tiempo.

La corteza prefrontal dorsolateral es clave para el control de las emociones y el comportamiento motivacional.

En la corteza prefrontal derecha se procesa la información emocional necesaria para la toma de una decisión moral.

Se ha demostrado también que hay áreas donde se integran lo cognitivo y lo emocional como es la ínsula y la corteza cingulada, esta última influye sobre todo en las situaciones de conflicto.

La motivación en el aula

En la motivación inciden dos circuitos diferentes, el de la amenaza y dolor y el de el placer o la recompensa. El primero provoca desmotivación y mecanismos de defensa que harán que se evite el comportamiento, el segundo activa la liberación del neurotransmisor dopamina con lo que produce sentirse bien y querer repetir dichas acciones que nos provocaron esta sensación.

El profesor debería reforzar positivamente las conductas adecuadas de los alumnos, tener en cuenta sus necesidades básicas que incluyen también aspectos sociales y psicológicos y trabajar con ellos las expectativas (los objetivos deberán ser alcanzables, ni muy sencillos ni muy complicados donde lo que se obtenga sea un resultado querido por el alumno).

Inspirar, guiar, contagiar estados de ánimo positivos, hablar con ellos, escucharles, mostrar respeto, ayudar a aumentar su autoestima e iniciativa, a crear un clima agradable donde se de la pertenencia al grupo, actuar con justicia, fomentar la actividad física y el movimiento, etc. 

Las neuronas espejo

Son importantes no solo para imitar conductas sino también para observar a las otras personas para interactuar con ellas, entenderlas y aprender.

En el aula los alumnos aprenden de la conducta, estados de ánimo y actitudes de su profesor y a su vez los alumnos entre ellos.

Liderar y seguir es un concepto de supervivencia muy antiguo en la cadena evolutiva. Nuestro “cerebro social” se inclina por comportamientos cooperativos, que no toleran el abuso de poder.

Conclusiones

La Neurociencia aporta al profesor los últimos avances para ser un buen líder, un inspirador, un modelo del que aprender y al que seguir, el cual conoce que el cerebro es moldeable así que se puede potenciar, entrenando las capacidades cognitivas individuales, conociendo como aprende y cómo funciona el desarrollo cerebral en cada etapa.

Cuidando que el entorno y los estados de ánimo sean positivos e incidiendo en la motivación, expectativas y logros de sus alumnos.

Conociendo la importancia de que nuestro cerebro es también emocional y social, el profesor debería saber reconocer las emociones propias y ajenas y saberlo gestionar, así como fomentar el trabajo en grupo, la cooperación, la atención a la diversidad, etc.

Como conclusión podemos decir que cuanto más conocimiento tengamos sobre nuestros cerebros, mayores recursos tendremos para utilizarlos con todo su potencial.

Referencias bibliográficas

  1. Berridga K. C., Robinson T. E.: The mind of an addicted brain: Neural sensitization of „wanting“ versus „liking“. Current Directions in Psychological Science, 1995, Vol. 4, pp 71-76
  2. Insel T., Fernald R.: How the brain processes social informations: Searching for the social brain. Annual Review of Neuroscience, 2004, Vol. 27, pp 697-722
  3. Joe Dispensa: Dearrolle su cerebro. Editorial Krier
  4. Lerner J. S. et al.: Emotion and decision making. Annual Review of Psychology, 2015, Vol. 66, pp 33.1-33.25
  5. Okon-Singer, H., Pessoa, L., & Shackman, A. J. (Eds.). (2015). The neurobiology of emotion-cognition interactions. Frontiers Media SA.
  6. Sheppes, G., & Levin, Z. (2013). Emotion regulation choice: selecting between cognitive regulation strategies to control emotion. Frontiers in human neuroscience, 7, 179.
  7. Van Vugt, M., Hogan, R., & Kaiser, R. B. (2008). Leadership, followership, and evolution: some lessons from the past. American Psychologist, 63(3), 182.

Un comentario de “¿Cómo aplicar la Neurociencia en el Aula?

  1. Guillermo Camacho R dice:

    En educación estamos retados a abordar nuevas comprensiones del hecho pedagógico para favorecer los procesos de aprendizaje y de evaluación, con el propósito de diseñar nuevas formas de enseñar y acompañar a nuestros estudiantes en ese maravilloso y complejo camino de muduración en lo intelectual y moral para contribuir con aportes significativos en nuestra labor de educadores. Gracias por compartir conocimientos, experiencia y crear una red que contribuya en este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *