¿Qués el Trastorno del Aprendizaje Procedimental?

Introducción

Actualmente existen distintos trastornos del neurodesarrollo en investigación que intentan concretarse para llegar a ser entidades nosológicas independientes dentro de los manuales diagnósticos. En el camino hacia esta concreción los investigadores aportan distintos resultados, teorizan a través de los mismos, y generan nueva información que en ocasiones hace que coexistan distintas denominaciones para un mismo conjunto de alteraciones. Este es el caso del Trastorno del Aprendizaje Procedimental que presenta una nueva visión del comúnmente conocido como Trastorno del Aprendizaje No Verbal. 

Contexto

A lo largo del estudio del Trastorno del Aprendizaje No Verbal (TANV) se han utilizado diversas formas para referirlo no llegando a un consenso que satisfaga a todos los autores. Rourke fue el autor que introdujo el término TANV y aportó una descripción que englobaba los déficits perceptivos y motores como síntomas primarios, considerando sólo algunos componentes del lenguaje alterados (pragmática y prosodia) y etiquetando el cuadro como no verbal. Desde la perspectiva centrada en la capacidad motora se ha tendido a nombrar este cuadro como dispraxia del desarrollo o trastorno de la coordinación. Otros autores, han dado también importancia a los déficits atencionales asociados denominándolo déficit de atención, del control motor y de la percepción [2,3].

Actualmente, el TANV no se contempla como tal en el DSM-V. Si intentamos hacer un diagnóstico que englobe el patrón de alteraciones que define el TANV, tendríamos posiblemente un niño que cumple criterios para Trastorno del Desarrollo de la Coordinación, Trastorno de la Comunicación Social (pragmática), junto con indicios de un Trastorno Específico del Aprendizaje (dislexia o discalculia) [1]. Dentro de este contexto las investigaciones de Narbona, Crespo-Eguílaz y Magallón nos acercan a una nueva perspectiva de este trastorno bajo el nombre de Trastorno del Aprendizaje Procedimental (TAP), que además de definir este trastorno intenta explicarlo. Además propone criterios que orienten en su identificación y clasificación y expone las diferencias que cuestionan la adecuación de las anteriores denominaciones [2,3].

¿Qué es el Trastorno del Aprendizaje Procedimental?

El aprendizaje procedimental está relacionado con la adquisición de habilidades tanto motoras como cognitivas. A través de la experiencia vamos adquiriendo información de manera inconsciente acerca de cómo realizar una determinada tarea. Esta información se almacena y consolida en la memoria procedimental implícita para ser recuperada cuando volvemos a enfrentarnos a esa misma tarea. Sin embargo, como prerrequisito para lograr estos aprendizajes es necesario automatizar determinados procesos que aseguren la realización de esa tarea sin necesidad de emplear recursos atencionales [2,3].

Memoria implícita

El TAP postula que las automatizaciones no se han consolidado en la memoria implícita y que se da una menor fluidez en la actividad conductual y cognitiva al verse comprometidas por la necesidad de utilizar recursos conscientes para llevarla a cabo. Asimismo los resultados de las investigaciones llevan a pensar que se debe a una alteración bilateral que repercute en el funcionamiento de la región parietooccipital y sus circuitos hacia el estriado y el cerebelo [2,3]. Este déficit en la memoria implícita para la adquisición de automatismos repercute en el aprendizaje de hábitos perceptivo-motores y estrategias cognitivas básicos para el desarrollo del niño en su vida cotidiana. Además, a nivel escolar, puede verse reflejado concretamente en la dificultad para automatizar la lectura, el cálculo o la escritura [2,3].

Alteraciones en el desarrollo de la coordinación

Los niños con TAP presentan alteraciones en el desarrollo de la coordinación, el cual está relacionado tanto con motricidad fina (disgrafía, recortar, uso de cubiertos, etc.), como gruesa (retraso de las adquisiciones motoras, torpeza general, repercusión en actividades deportivas, etc.) [2,3].

Dificultades perceptivo-motoras:

También manifiestan dificultades perceptivo-motoras: como praxias constructivas, gnosias digitales y visuales; problemas para discriminar estímulos visuales, reconocer detalles, diferenciar la parte del todo o hallar relaciones espaciales. A nivel académico pueden mostrar problemas para la adquisición de los conceptos de dinero y las medidas métricas, así como dificultades aritméticas y en el razonamiento matemático [2,3].

Alteraciones del lenguaje

En cuanto a las alteraciones en el lenguaje, se observan problemas en la comprensión del mismo que derivan de una dificultad para interpretar las palabras cuyo significado está siendo modificado en función del contexto, de la entonación (ironías, dobles sentidos) o de la información no verbal del interlocutor (miradas, gesticulaciones, expresiones faciales,etc.). Todo ello, hace que aunque literalmente entiendan la semántica de las palabras y oraciones, no sean capaces de procesar otros significados. Estas dificultades tienen una gran repercusión en las relaciones sociales [2,3].

Los autores explican que el TAP afecta a este conjunto de áreas y por tanto, el uso de denominaciones como TANV o trastorno de la coordinación describen parcialmente las alteraciones, no el cuadro completo, por lo que serían insuficientes [2,3]. 

Propuesta para el diagnóstico

Atendiendo a la fuerte comorbilidad entre el TAP y el trastorno por déficit de atención (TDA), estos autores proponen una clasificación basada en criterios clínicos que incluye el TAP y el TAP junto a TDA. Recalcando la idea de que son entidades distintas que se dan frecuentemente juntas pero no siempre, lo que señala la inadecuación de la etiqueta déficit de atención, del control motor y de la percepción para este trastorno [2,3]. El TAP se caracterizaría por la presencia constante de: déficit psicomotriz y un bajo desempeño en la evaluación neuropsicológica de praxias constructivas; y por presentar dos o más de los criterios siguientes:

  • Diferencia significativa entre el nivel intelectual verbal y el manipulativo,
  • Dificultad en el aprendizaje de la lectura y/o el cálculo
  • Problemas en las relaciones sociales.

Ha de verificarse que la sintomatología no se debe a retraso mental, trastorno específico del lenguaje (TEL), trastorno por déficit de atención/hiperactividad o trastorno generalizado del desarrollo (TGD) [2]. El TAP y TDA se caracterizaría por la presencia constante de: déficit psicomotriz y déficit de atención; y por presentar al menos una característica de cada uno de los pares de criterios siguientes:

  • El nivel intelectual verbal discrepa del manipulativo / Problemas en las relaciones sociales;
  • Dificultad en el aprendizaje de la lectura y/o el cálculo / Bajo desempeño en la evaluación neuropsicológica de praxias constructivas.
  • Ha de verificarse que no se deben a retraso mental, TEL o TGD [2].

Referencias bibliográficas

  1. American Psychiatric Association (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), 5ª Ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana
  2. Crespo-Eguílaz, N. y Narbona, J. (2009) Trastorno del aprendizaje procedimental: características neuropsicológicas. Revista de Neurología 49 (8): 409-416
  3. Magallón, S. y Narbona J. (2009) Detección y estudios específicos en el trastorno del aprendizaje procesal. Revista de Neurología 48 (Supl 2): S71-S76.

4 comentarios de “¿Qués el Trastorno del Aprendizaje Procedimental?

  1. L dice:

    Hola Leticia. Me resulta muy interesante todo esto y curiosamente me recuerda a la forma de trabajo de la T.Ocupacional (enfoque de Integración Sensorial) ,desde neuropsicología, se puede hacer un diagnóstico como TAP en infantil ?. Gracias.

    • Leticia Ramos dice:

      Hola L:
      Actualmente la etiqueta en uso es la de TANV,que aunque no se encuentra en los manuales diagnósticos,si es reconocida a nivel clínico para dirigir las actuaciones necesarias. Harían falta más investigaciones al respecto para que haya un cambio de denominación a nivel interprofesional e internacional, pero parece una propuesta a empezar a tener en cuenta.
      Gracias por tu interes.

  2. Gaby dice:

    Definitivamente un trastorno cuyo diagnóstico será difícil de conseguir pues se necesitarán pruebas que descarten otras cosas sin embargo será una luz al final del túnel para algunos padres. Un punto de vista interesante ¡Gracias!,

  3. Carmen Sierra dice:

    Hola
    No termino de ver la diferencia de un Trastorno Procedimental con una dislexia asociada a una discalculia y a una disgragía. O ¿será que haypersonas diagnosticadas de dislexia que tienen un TP?
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *