Juguetes: cómo elegir el más adecuado

Introducción

Ahora que se acercan las fiestas navideñas muchas familias se encuentran inmersas en un proceso de selección de los regalos para pedirles a Santa Clauss o a los Reyes Magos, tema que no es baladí, pues en muchos casos los regalos y juguetes que traigan promoverán la manera en que nuestros hijos inviertan su tiempo libre, marcarán las relaciones con sus amigos y familiares e influenciarán, por tanto, en su educación y por su puesto en el desarrollo de su cerebro.

El juego, hoy en día, es considerado una actividad indispensable y además muy valiosa para la maduración del individuo, pues supone una forma de aprendizaje tanto de valores, como de conductas y habilidades. Además, de constituir un vehículo fundamental para el desarrollo global de los niños en todas sus facetas: física, psíquica, social, emocional e intelectual.  

Niveles

  • Intelectual: implica explorar y descubrir la realidad, inventar situaciones a las que dar solución, memorizar reglas y desarrollar la atención.
  • Físico: El movimiento que conlleva el juego favorece el conocimiento del propio esquema corporal, el desarrollo muscular, la coordinación y el equilibrio, el desarrollo de los sentidos, las destrezas manuales y la agilidad corporal.
  • Social: Mediante el juego empiezan a acercarse a los demás. Los juegos reglados promueven la cooperación y los juegos dramatizados permiten asumir pautas y hábitos de comportamiento sociales.
  • Afectivo: El juego proporciona la posibilidad de liberar tensiones, de exteriorizar deseos y sentimientos.
  • Moral: Las normas y el contacto con los demás desarrollan sentimientos éticos como la sinceridad, la justicia y/o el compañerismo.

Criterios pedagógicos y psicologicos para la elección del juguete

Vemos por tanto, que la elección de dichos regalos es bastante importante y no es una cuestión para dejarla sólo en criterios económicos y en los gustos de ellos mismos. Deberemos intentar ajustarnos, además ,a criterios de carácter psicológico y pedagógico, para que los regalos que reciban además de adaptarse económicamente y divertirles aporten múltiples beneficios a su cerebro y a su desarrollo global.

Criterios pedagógicos

  • La edad cronológica del niño.
  • La edad madurativa del mismo. Esta puede variar con respecto a la edad cronológica sobre todo en niños que presentan retrasos madurativos o deficiencias más severas.
  • Estilos de aprendizaje. Conocer el estilo de aprendizaje de nuestros hijos nos permitirá escoger juguetes que fomenten dicho aprendizaje o estimulen las carencias en otros. Estos estilos de aprendizaje pueden ser: visual, musical, verbal, cinestésico ó físico, lógico-matemático, social ó individual. Observando qué tipo de actividades prefiere podremos tener una aproximación a conocer su estilo de aprendizaje.
  • Desarrollen la imaginación.
  • Desarrollen el pensamiento.

Criterios psicológicos

  • Permitan la participación y la relación con otros niños.
  • Estimulen la expresión de sentimientos.
  • Permitan tomar iniciativas espontáneas.
  • Desarrollen capacidades de cooperación.
  • Permitan experiencias positivas, de igualdad y respeto a los demás.
  • Tengan en cuenta la personalidad, carácter, gustos y aficiones del niño.

Conocer el momento psicoevolutivo del desarrollo

Conocer el momento psicoevolutivo de desarrollo de los niños y sus características nos ayudarán en la selección de los juguetes.

Primeros meses

Durante los primeros meses de vida (0 a 6 meses), es importante proporcionar a los bebés una estimulación sensorial que le permita ir descubriendo su cuerpo y elementos de su entorno como las formas y colores.

Desde los 6 meses a los 2 años, los bebés ya gatean y comienzan a dar sus primeros paso. Los juguetes que les ayuden a este fin así como los juegos que les permitan explorar su entorno de forma creativa serán un acierto.

De 3 a 5 años

Durante la etapa de 3 a 5 años, los niños ya tienen un cierto control del lenguaje y comienzan a jugar con él así como a reconocer sonidos del entorno y a imitarlos. Además de potenciar juegos de dramatización y musicalidad, también podemos proporcionarles juguetes que fomenten el desarrollo de su psicomotricidad.

De 6 a 9 años

En los primeros años de la escolaridad, de 6 a 9 años, los niños han adquirido mayor fuerza corporal por lo que todos los juguetes que les permitan desarrollar el movimiento les ayudará a liberar su tensión. Además, han adquirido más conocimientos sobre el entorno que les rodea y sobre el manejo del lenguaje, aún así, aún se encuentran en una etapa donde abunde la fantasía, por tanto los juguetes que favorezcan la capacidad creadora, la destreza y la imaginación, así como aquellos en los que hay que cumplir unas reglas serán los que más les diviertan.

A partir de 9 años

A partir de los 9 años, son muy importantes los juegos que les permitan ejercer el rol propio de los adultos en actividades de investigaciones, oficios, músicos, etc. por lo que los juguetes de contrucciones, microscopios, telescopios,instrumentos musicales, modelismos, coleccionismo, etc. pueden además de divertirles iniciarles en una aficción que dure toda la vida. Durante esta etapa, además, tienen gran importancia los juegos de equipo ya sean deportivos o de ingenio ó estrategia.

Adolescencia

Finalmente, durante la adolescencia, desaparece la necesidad de jugar. Se imponen los gustos por los artículos tecnológicos y los marcados por las modas, por lo que es el momento de estimular aficciones y actividades de ocio que hayan adquirido durante la infancia para que se incrementen y no se pierdan e incluso fomentar y ayudarles a buscar otras nuevas, momento además de buscar su propia identidad.  

Los juguetes como herramientas para desarrollar las funciones ejecutivas

Con la elección de los juguetes que pidan estas Navidades, y por tanto, con el tipo de juego que se va a desarrollar con dicho juguete también podemos colaborar al desarrollo del cerebro de los niños, concretamente a la corteza prefrontal, región cerebral que nos distingue como humanos pues es la sede de las llamadas funciones ejecutivas, las cuáles son fundamentales en el desarrollo de las personas. Éstas son mejorables, por lo que conociéndolas podemos ejercitarlas, también desde el juego.

Componentes básicos funciones ejecutivas

  1. Control de impulsos: Ayuda a los niños a pensar antes de actuar. Los niños con débil control de impulsos pueden realizar actos o conductas que puedan incluso implicar riesgos, además les permiten mantener la atención en la tarea. Cuando un niño tiene que esperar su turno para participar en un juego, o intenta caminar por una línea marcada son actividades en las que está poniendo a prueba su control inhibitorio.
  2. Memoria de trabajo: Esta memoria ayuda a mantener la información que es necesaria en tareas cognitivas complejas como son razonar o aprender. Cuando contamos historias o canciones a los niños, enriquecen su vocabulario, pero además cuando ellos narran esas historias o cantan esas canciones o intentan recordar los gestos que iban asociados a una letra o el movimiento de un juego están trabajando la memoria de trabajo.
  3. Pensamiento flexible: Permite a los niños adaptarse a lo inesperado. Los niños con pensamiento rígido no se adaptan a los cambios y podrían, por tanto, sufrir frustración cuando se le pida pensar en algo desde una perspectiva diferente. Cuando el niño tiene que llevar una cometa, participar en un juego de estrategia o en algún deporte tendrá que resolver diferentes situaciones en un periodo de tiempo muy corto, además de tener que poner a prueba su creatividad.

El juego, tras como se ha recogido por numerosos pedagogos, es una actividad en sí misma, que contribuye al desarrollo integral del niño, la cual es intrínseca al mismo y le proporciona placer y disfrute.

El juego, es un reflejo de la sociedad

El niño juega a partir de los roles que ve en su entorno. Si los niños ven en su entorno igualdad de género también ellos jugarán en igualdad.

Los juguetes y juegos tienen el poder de desarrollar valores en los niños. Si deseamos una sociedad igualitaria, debemos de proporcionar juguetes no sexistas.

Los juguetes y juegos que proporcionemos tienen la capacidad de desarrollar habilidades y capacidades mentales. Tienen la capacidad de moldear desde pequeños el cerebro de los niños. Por tanto, si queremos adultos que tengan pensamiento crítico, que sean resolutivos, críticos, creativos, etc. fomentémoslo desde pequeños con la elección de los juguetes. Juguetes que desarrollan las habilidades sociales, el desarrollo del lenguaje, el desarrollo psicomotor, desarrollo de la creatividad, el autocontrol, etc.

En el siglo XXI , el modelo de éxito viene de la mano de la creatividad, el emprendimiento, la innovación, y la capacidad de reinventarse continuamente, para depender, no depender de los demás, sino, de los propios recursos y habilidades, en un entorno complejo, diverso y cambiante.  

Conclusiones

Teniendo en cuenta tanto la importancia de la creatividad, la inteligencia emocional y el papel de la curiosidad, así como los criterios pedagógicos, psicológicos, el conocimiento de las características psicoevolutivas de cada etapa de la infancia, así como los juegos que contribuyen al desarrollo de los elementos de las funciones ejecutivas, disponemos de bases más que suficientes para poder hacer una selección de los encargos a Santa Claus o a los Reyes Magos más acertada.

Los medios de comunicación con el bombardeo de anuncios, no sólo publicitan a los adultos, sino que lo hacen de forma indirecta sobre los menores, intentándoles convencer de que deseen aquellos juguetes, que en muchos casos son temporales, que conllevarán el crearles nuevas necesidades de consumo, que verdaderamente no son necesarias, o que incluso no contribuyen a su desarrollo pscioevolutivo, social, emocional ni físico, sino que más bien hacen todo lo contrario y favorecen la perdida de habilidades lingüísticas, psicomotrices, sociales y creativas, que sean los que deseen.

Debemos de ser los adultos los que les orientemos en sus peticiones,pues hoy en día existen en el mercado gran cantidad de juguetes lúdicos, que además contribuyen al desarrollo de las capacidades de los niños. Sin olvidar que el mejor regalo para los niños siempre será pasar tiempo con sus amigos, familiares y padres; tiempo de calidad que propicie situaciones y juegos de fomento del lenguaje, la curiosidad y la creatividad.

Hemos de preocuparnos por el bienestar emocional, social y físico de los niños si queremos que sean capaces de resolver problemas, ejercitar el autocontrol o utilizar de forma adecuada cualquier función ejecutiva”. Adele Diamond

Referencias bibliográficas

  1. Baggetta P., Alexander P. A. (2016): “Conceptualization and Operationalization of Executive Function”. Mind, Brain, and Education 10 (1), 10-33.
  2. Best J. R. et al. (2011): “Relations between executive function and academic achievement from ages 5 to 17 in a large, representative national simple”. Learning and Individual Differences 21, 327-336
  3. Diamond A. (2013): “Executive functions”. The Annual Review of Psychology 64, 135-168.
  4. Gallets M. P. (2005): “Storytelling and story reading: a comparison of effects on children’s memory and story comprehension”. Electronic Theses and Dissertations. Paper 1023.
  5. Rodríguez , N. (2016). “Neuroeducación para padres”. Ediciones B. Barcelona

Un comentario de “Juguetes: cómo elegir el más adecuado

  1. José Martín dice:

    Muy buen artículo, querida María Isabel Palomares. Estoy en plena época de elección de juguetes con los regalos de Navidad con una hija de 3 años y tu artículo me ha servido para poder introducir algún regalo pedagógico con criterio, además de los que caerán por petición de la interesada :-).
    Sigue escribiendo cosas tan interesantes. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *