Deterioro Cognitivo Leve: definición, prevalencia y diagnóstico

deterioro

Introducción

A lo largo de la historia, han sido muchos los autores que han intentado conceptualizar un término que describa los cambios cognitivos que se producen en los estadios entre envejecimiento normal y demencia. En 1962 apareció el término “Olvido benigno de la senectud” de la mano de Kral [4]. Hasta 1986 no se introdujo el concepto “deterioro de la memoria asociado al envejecimiento (DMAE)”, el cual años más tarde, en 1989, varios autores propusieron dividirlo en dos [4]:

Levy (1994) lanzó el concepto de “Deterioro cognitivo asociado a la edad (DECAE)” [5]. Pero no fue hasta principios de los años 90 cuando apareció el termino Deterioro cognitivo leve (DCL), los primeros en nombrarlo fueron Reisberg et al. [6], pero el equipo de Petersen de la Clínica Mayo ha sido el que más estudios ha propiciado sobre este término [7]. 

Definición

Actualmente, el Deterioro cognitivo leve es una entidad diagnostica que se define como una alteración de las funciones cognitivas que va más allá del envejecimiento normal, pero su gravedad no es tanta como para cumplir criterios de demencia. Esta alteración no interfiere en el desarrollo de las actividades de la vida diaria de la persona. Varios autores, lo definen como el estadio intermedio entre el envejecimiento normal y la demencia [5,8,9,10,11]. Lo que diferencia el DCL de la demencia es que en el primero, no hay repercusiones en la vida diaria de la persona, o bien estas son mínimas, en cambio en la demencia sí que aparecen.

Prevalencia

La prevalencia del DCL varía según diversos estudios. Morris et al (2001) exponen una prevalencia en sujetos mayores de 65 años que oscila entre el 17-34% [12], en cambio en el estudio realizado por la Clínica Mayo la prevalencia en sujetos normales era del 15%. La incidencia del DCL varia del 8-77/1000 personas al año [13]. En varios estudios se ha observado una tasa de conversión a demencia que va entre el 12% y el 15% en sujetos con diagnóstico de DCL, en comparación con la población general, donde la tasa es inferior y se sitúa en el 1-2% [14, 15].

Criterios diagnósticos

En 1999, Petersen, et al, definieron los criterios diagnósticos del Deterioro Cognitivo Leve [14,15,16]:

  • Presencia de quejas de memoria preferiblemente corroboradas por un informador.
  • Deterioro objetivo de memoria medido por test: 1,5 desviación típica (DT) por debajo de la media de la edad.
  • Función cognitiva general normal.
  • Actividades de la vida diaria sencillas intactas, aunque pueda tener ligeras alteraciones en las complejas.
  • Ausencia de demencia.

Otros autores hicieron lo mismo que Petersen pero modificando algunos parámetros, como la Sociedad Española de Neurología (SEN) que pasó a introducir alteraciones en otras funciones cognitivas a parte de la memoria: Alteración de una o más de las siguientes áreas cognitivas:

Esta alteración debe ser:

  • Adquirida.
  • Referida por el paciente o por un informador fiable.
  • De meses o años de duración.
  • Objetivada en la exploración neuropsicológica (rendimiento <1 o 1,5 desviaciones estándares respecto del grupo control de la misma edad y nivel de estudios

La alteración cognitiva interfiere de forma mínima o no interfiere con las actividades habituales. No existe un trastorno de nivel de conciencia, un estado confusional agudo, un síndrome neuroconductual focal ni una demencia. 

Tipos de Deterioro Cognitivo Leve

El grupo de Consenso de Estocolmo [16] juntamente con el equipo de Petersen [17] presentaron en los 2004 cuatro subtipos de Deterioro Cognitivo Leve:

  • DCL amnésico de dominio único: se caracteriza por una afectación importante de la memoria, pero con relativa preservación del resto de funciones cognitivas. Si evoluciona a demencia lo más probable es que lo haga hacia Demencia tipo Alzheimer.
  • DCL amnésico multidominio: implica leve deterioro en más de una función cognitiva, siendo una de ellas la memoria. Puede haber afectación en atención lenguaje, las funciones ejecutivas, práxias y habilidades visuoespaciales, además de la memoria. Si evoluciona a demencia lo más probable es que lo haga hacia Demencia tipo Alzheimer.
  • DCL no amnésico de dominio único: se caracteriza por el deterioro de una única función cognitiva distinta de la memoria y la preservación del resto de funciones cognitivas. Podría evolucionar a otros tipos de demencias: frontotemporal, cuerpos de Lewy, vascular, afasia primaria progresiva, etc.
  • DCL no amnésico multidominio: implica afectación en más de un área cognitiva que no sea la memoria. Si evoluciona a demencia puede hacerlo hacia Demencia tipo Alzheimer, demencia vascular u otras demencias.

Referencias bibliográficas

  1. Artero S, Petersen R, Touchon J, Ritchie K. (2006). Revised Criteria for mild cognitive impairment: validation within a longitudinak poulation study. Dement Geriatr Cogn Disord. 22, 465-70.
  2. Grundman M., Petersen R.C., Ferris S.H., Thomas R.G., Aisen P.S., Bennett D.A. et al. (2004). Mild cognitive impairment can be distinguished from Alzheimer disease and normal aging for clinical trials. Archives of Neurology, 61, 59-66.
  3. Montenegro M, Montejo P, Llanero M, Reinoso AI. Evaluación y diagnóstico del deterioro cognitivo leve. Revista de Logopedia, Foniatria y Audiologia (2012) 32, 47-56.
  4. Mulet B, Figuera L, Sánchez-Casas R, Labad A, Arrufat M.T, Rosich M. Deterioro cognitivo ligero anterior a la enfermedad de Alzheimer: tipologías y evolución. (2005). Psicothema, Sin mes, 250-256.
  5. Petersen R.C., Rosebud O.R., Knopman D.S., Boeve B.F., Geda Y.E., Ivnik R.J., et al. (2009). Mild Cognitive impairment. Ten years later. Archive of Neurology, 66, 1447-1455.
  6. Petersen, R.C., Smith, G.E., Waring, S.C., Ivnik, R.J., Kokmen, E. y Tangelos, E.G. (1997). Aging, memory and mild cognitive impairment. International Psychogeriatrics, 9, 65-69
  7. Reisberg B, Ferris SH, Kluger A, Franssen E, Wegiel J, de Leon MJ. Mild cognitive impairment (MCI): a historical perspectiva. International Psychogeriatrics. 2008; 20 (1): 18-31.
  8. Samper JA; Llibre Rodriguez JJ; Sanchez Catases C; Sosa Perez, S. El deterioro cognitivo leve. Un paso antes de la enfermedad de Alzheimer. Rev haban cienc méd [online]. 2011, vol.10, n.1, pp. 27-36.
  9. Winblad B, Palmer K, Kivipelto M, Jelic V, Fratiglioni L, Nahlund L.O., et al. (2004). Mild Cognitive impairment-beyong controversies, towards a consensus: report of the International Working Group on Mild Cognitive Impariment J Intern Med, 256, 240-6.

3 comentarios de “Deterioro Cognitivo Leve: definición, prevalencia y diagnóstico

  1. Pingback: LAS ALTERACIONES PRÁXICAS COMO MARCADOR COGNITIVO DE PROGRESIÓN A DEMENCIA TIPO ALZHEIMER

  2. Pingback: EL PAPEL DE LA VELOCIDAD DE PROCESAMIENTO EN LA EXPLORACIÓN NEUROPSICOLÓGICA

  3. Pingback: ¿Qué relación existe entre la Diabetes y el Deterioro Cognitivo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *